Misión y filosofía

Misión principal: Investigación y Educación

  •  En Lobo Park estudiamos el comportamiento social natural de los canes salvajes y les damos a otros la oportunidad de realizar su propio trabajo de investigación.
  • Nuestra investigación se basa en resultados, por lo que proporcionamos nuestros descubrimientos al público.

¿Te fascinan los lobos cuando los ves en las películas y fotografías? ¿Sientes que quieres mirar más de cerca de estos fascinantes animales?

Lobo Park te permitirá observar y entender la dinámica de una manada de lobos – uno de los animales más sociales y organizados en grupo del planeta. Localizado en el corazón de Andalucía, España, y en un emplazamiento de aproximadamente 400.000m² de terreno para enormes recintos para los lobos, el parque fue fundado por Daniel Weigend y Alexandra Stieber como una iniciativa privada en 2002. Sin embargo, se abrió al público en 2004 para que la gente pudiera venir a disfrutar de un día libre con los lobos, aprendiendo sobre sus variados hábitos de vida y sobre las distintas especies y cómo son distintas unas de otras. Los estilos de vida de las manadas y la dinámica también pueden ser observadas en el parque.

Lobo Park organiza visitas en español y en inglés. Esto es para que los visitantes puedan ver de primera mano cómo los lobos se comportan en el mundo real. Lobo Park ha sido construido para proveer a los lobos de un ambiente que imita a su hábitat natural. Esto permite que los lobos tengan suficiente espacio para mostrar sus características innatas, así como jugar y corretear libremente. Las visitas están diseñadas para que este comportamiento natural pueda ser observado, y el miedo que la mayoría de las personas tienen de los lobos disminuye notablemente.

Solamente Daniel Weigend y Alexandra Stieber crían a los cachorros. Esta es una tarea muy complicada y no se pueden cometer fallos. Por este motivo, ni siquiera los voluntarios o los trabajadores del parque tienen permitido tocar a los lobos. Daniel y Alexandra lo hacen con gran cuidado y cautela. La recompensa es la confianza que ganan por parte de los lobos, que los saludan como a amigos cuando visitan, en lugar de cómo a extraños a la manada. Esta de-socialización y socialización son aspectos importantes en el proceso de ganar familiaridad para que los lobos no se conviertan en mascotas y sigan actuando acorde a su naturaleza.

El parque ofrece diversión y una experiencia emocionante a las familias, un día libre y más cercano a la Naturaleza. El paisaje espacioso supone un cambio refrescante para los visitantes, que no sólo disfrutan de las manadas de lobos y sus juegos y hábitos de caza, sino también de una lujosa reserva natural. Las visitas son coordinadas por profesionales que son conscientes de la psicología de los lobos, así como de las distintas vibraciones y fuerzas dentro de la manada. Es educativo, al mismo tiempo que es una manera de relajarse. ¡Visítanos para disfrutar de un día con los lobos y aprender algo nuevo en cada visita!